top of page
  • Foto del escritorSylvia

Entrevista a Lucía Chacón



Si os gusta el mundo de la costura o compartir momentos con otras mujeres os gustarán estos libros. A través de ellos, conoceremos a un grupo de mujeres que encontrarán en la costura un grupo de amigas y momentos para evadirse de su rutina.

Me han gustado porque son sencillos de leer, cercanos y además es fácil identificarte con alguna de ellas. Además están ambientados entre los años 1991 - 1999 y me han recordado cosas de aquellos años.

Si queréis ver las reseñas más concretas de cada uno podéis clickar en los siguientes botones.





A continuación os dejamos la entrevista que Lucía Chacón nos ha respondido para que podáis conocerla un poquito mejor. Esperamos que os guste ;)


¿Recuerdas en qué momento pensaste alejarte de los proyectos de costura y comenzar a escribir tu primer libro Siete agujas de coser? ¿Cómo surgió la idea?

En realidad he compaginado la costura y la escritura durante la creación de mis dos novelas. Ello me ha exigido mucha organización y muchas más horas de trabajo pero ha merecido la pena. La idea de escribir una novela es algo que me rondaba la cabeza desde hacía tiempo. En una conversación con una de mis seguidoras hablamos del tema y ella me contó que trabajaba en una editorial. Me puso en contacto con la persona indicada y, tras organizar mis ideas, nos reunimos. Para mí lo más natural era situar el libro en un ambiente que conocía bien y que me permitía que las protagonistas interactuaran con comodidad.  Por eso la acción se centra en "El cuarto de costura" donde se cruzan las vidas de las siete mujeres. Al ser tan distintas entre sí podía hablar de temas muy diversos y entrelazar subtramas que enriquecieran la novela. Lo que más me interesaba en ambos casos era plasmar cómo nos relacionamos las mujeres, los lazos que creamos y la importancia de la sororidad como herramienta para sostenernos unas a otras.


¿Las protagonistas surgen de alguien concreto o son completamente imaginadas?

Son personajes de ficción cuyos perfiles he trazado con pinceladas de mujeres que me he cruzado en la vida. Tan solo uno de ellos está basado en una persona real, un recurso que me he permitido para contar algunas historias familiares que quería que perduraran en el tiempo. 


Me parece precioso el concepto de un grupo de mujeres realizando una actividad (en este caso costura) para evadirse de su día a día y creciendo juntas, ¿en algún momento has sido partícipe de alguno o has creado alguno?

No exactamente, aunque en la comunidad que he creado en redes sociales se da algo parecido. Después de tantos años de compartir tutoriales en YouTube y en el blog algunas de las seguidoras llegan a convertirse en amigas y compartimos, como las protagonistas de mis novelas, mucho más que costuras. Me parece importante encontrar un espacio en el que olvidarse del día a día y dejar volar la imaginación y la creatividad y eso es lo que sucede cuando nos sentamos a coser.


En ambos libros se crean momentos en los que dos o más partícipes del grupo están relacionadas fuera de El Cuarto de Costura, siendo Madrid tan grande casi parece imposible pero también es parte de la magia de tus libros. ¿Cuando comienzas a escribir tienes claro qué tramas hay fuera del negocio de Julia o van surgiendo con la evolución de sus historias?

Antes de empezar a escribir me "reuno" con mis personajes, reviso de dónde vienen, qué les ha pasado y hacia dónde van. Eso me ayuda a determinar las subtramas de las novelas pero en ocasiones, aunque tenga una escaleta preparada, surgen nuevas historias que voy incorporando. El proceso de escritura es algo vivo y me gusta ser flexible y dejar que lo que vivo durante esos meses de creación se cuele de alguna manera en mis libros si veo que puede aportar algo interesante al conjunto.


En mi opinión, una de las características de tus libros que han hecho que sean tan bien acogidos es la variedad de personalidades que presentas y que lo haces de tal forma que el lector o lectora puede fácilmente sentirse identificado. ¿Te ha resultado difícil cambiar tanto de personalidad, ponerte cada vez en una piel distinta al escribir?

Cuando llevas un tiempo conviviendo con los personajes resulta más sencillo meterse en su piel, especialmente si haces un trabajo previo como el que he indicado más arriba. Cambiar de personalidad como indicas es casi un juego que, aunque resulta divertido, te obliga a estar atenta para asegurarte de que cada uno tiene su propia voz y no confundirlas. Me resulta más complicado vivir sus emociones, algo que creo necesario para poder transmitirlas al lector y que este pueda sentirlas también. 


Otra cuestión que me ha gustado es cómo vas al pasado a través de los recuerdos de las protagonistas y cómo explicas el momento en el que se encuentran; ya que parece que los años 1991 - 1999 fueron hace poco pero al mismo tiempo parece que no sea posible que algunas cosas que damos por sentado en aquellos años aún no fuera lo habitual. ¿Tuviste que documentarte para la juventud de Amelia, recordar cosas de tu infancia para Julia o fue todo mucho más fluido? 

Sí, perfilar el pasado de Amelia, una señora nacida en los años treinta, y tener en cuenta el ambiente y el tipo de vida que tuvo me ha obligado a indagar en distintas décadas del siglo pasado y ha sido muy interesante descubrir algunos detalles de la historia que no conocía. Era algo obligado para construir el personaje y darle credibilidad. También he tenido que buscar en mi propia memoria recuerdos de mi infancia relacionados con la costura como hace Sara en Siete agujas de coser. 


Me imagino que para el diagnóstico de Daniel también tendrías que documentarte ¿o es un tema que te toca de cerca y has querido explicar la angustia de las familias ante el no saber?

Mi formación como documentalista me ha llevado a dedicar mucho tiempo a recabar datos y a recopilar información para documentar todas las historias que aparecen, por pequeñas que sean luego en el texto final. El caso de Daniel ha sido una de esas historias. La incertidumbre ante cualquier problema de salud siempre provoca angustia. Cuando el sujeto es tu hijo la angustia se multiplica y perdura hasta dar con el diagnóstico definitivo. Desde hace unos años convivimos con más niños diagnosticados de TDA y la cifra va en aumento. La salud mental es un tema que ya se toca en mi primera novela y, siendo un punto al que se le está prestando más atención en nuestros días, no podía dejar de incluirlo también en esta segunda.


Otra cosa que me encanta es cómo Amelia ha aceptado a su hijo y su yerno, cómo pese a su edad es tan abierta. La verdad es que me gustaría ser como ella a su edad, si tuvieras que elegir a una de las mujeres que aparecen en tus libros, ¿con cuál te quedarías? ¿con cuál te identificas más?

No me siento identificada al completo con ninguna en especial aunque hay partes de mí en todas ellas. Uno de los comentarios que más se repiten entre mis lectores es que se identifican con distintos personajes en distintas partes de la novela. En las protagonistas he intentado retratar a un abanico amplio de mujeres lo que hace que el lector empatice con una u otra dependiendo de sus circunstancias que, por otro lado, son bastante comunes. Puede que, como me sucede a mí, el lector encuentre parte de sí mismo en cada una.


Y por último, nos encantaría saber ¿tendremos tercera parte o estás pensando en algún otro tipo diferente de novela?

Aún es pronto para saberlo aunque siento que la escritura ha llegado para quedarse. En este momento estoy centrada en la promoción de la novela y en disfrutar de todo lo bueno que me está trayendo que no es poco. 


¡Muchas gracias por tu tiempo Lucía!

Esperamos que siga tu magia y vengan muchas novelas más.

Si queréis seguir a Lucía y ver también sus proyectos de costura podéis hacerlo a través de las redes (Instagram, Facebook y Youtube)

@luciachacon_escritora

@menudonumerito




39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page