top of page
  • Foto del escritorMokona

Entrevista a Mario Sanca


¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué? 


Harry Potter. Creo que pertenezco a esa generación de lectores que se enamoró de la lectura gracias a esta saga. Hasta entonces solo leía lo que me mandaban en el colegio y, por desgracia, todo me parecía demasiado aburrido.


Recuerdo que, con Harry Potter, tuve por primera vez ganas de leer y leer y leer sin

parar. Y abrió la puerta a que otras muchas novelas entrasen en mi mundo: Memorias de Idhún, Eragon, Cazadores de Sombras…


Si me vengo más al presente, el último libro que me impactó fue “Vencer al dragón”, de Barbara Hambly. Usa clichés super básicos de las historias de fantasía (Caballero de brillante armadura, un dragón malvado, una hechicera guapa, etc), pero les da un giro y una nueva visión que me impactaron muchísimo. Es una novela con la que disfruté cada página.


¿Qué tipo de libros te gusta leer?


Sobre todo mucha romántica, aunque cada dos o tres libros, intercalo alguno de fantasía. También, de vez en cuando, intento leer alguno de otro género (menos terror, ¡odio el terror!). Dentro de todo esto, intentó huir de relaciones tóxicas o de clichés que ya tenemos demasiado vistos.


De las últimas cosas que he leído han sido “Herbarium”, de Anna Casanovas (novela

romántica que fue ganadora del II premio Titania); “El dragón de su majestad”, de Naomi Novik (nos presentan la guerra contra Napoleón en un mundo donde existen los dragones); y “Amor en cadena”, de Lorraine Cocó (varias novelas románticas que están conectadas). Ahora mismo estoy leyendo “Estilo rico estilo pobre”, de Luis Magrinyà, sobre escritura.


¿Porque te gusta escribir fantasía y romántica?


Hay dos razones por las que escribo romántica.


La primera es que crecí con las comedias románticas de los noventa. Ellas son, en gran medida, las responsables de la que una vez fue mi visión del amor. Por eso considero que hay que darles una vuelta a algunos conceptos, y añadir algunas cosas nuevas, aunque sin perder esa comedia que las hacía tan especiales.


La segunda es que tanto en libros, como en películas y series, ¡en todos sitios hay romántica! Te diría que, incluso en las películas de terror, siempre hay algún tipo de relación amorosa o romántica entre alguno de los protagonistas. ¡En todos sitios encontramos este tipo de historias! ¿Por qué no ponerlas en primer plano en lugar de dejarlas como una trama secundaria más?


Y sobre la fantasía, creo que es un género increíble. Difícil, pero increíble. Nos permite expandir nuestra mente de formas inimaginables. Los límites son maleables en la fantasía, permitiéndonos hacer a los escritores lo que queramos. Aunque ahora me estoy centrando más en la romántica, tengo ya varias historias de fantasía ahí en la recamara, esperando.


¿Qué personaje de tus libros te hubiera gustado conocer en la vida real? 


Difícil. Es casi como preguntar a un padre o a una madre cuál es su hijo o hija

preferido.


Si tuviese que escoger a un protagonista, creo que habría un empate entre Eric, de

“Los Descendientes”, y Jaime, de “Café y tarta”, porque creo que los dos son los que

más se parecen a mí.


Si tuviera que quedarme con uno de los secundarios, me quedaría con Olivia, de “Mi amor en canciones”. Creo que es esa amiga que todos necesitamos en nuestra vida: la que nos va a apoyar y dar ánimos y energía cuando lo necesitamos, pero también nos dirá las verdades a la cara, aunque estas duelan.


¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?


Unas 2-3 horas al día, de lunes a viernes. Intento siempre que cuadre con un final de capítulo y no quedarme a medias, lo que implica que a veces le dedico dos horas o dos y media, y otras en las que el me tengo que alargar y poder llegar a tres y media o cuatro.


Por supuesto, como nos pasa a todos, hay días en que la escritura no fluye y estoy atascadísimo. En esas ocasiones a lo mejor no escribo tanto, pero dedico ese tiempo a preparar material: organizar la escaleta de otra novela, documentarme, preparar las descripciones de los personajes, etc.


¿Está escribiendo algún otro libro?


Sí. Siempre. Ahora trabajo en tres proyectos.


Con el primero estoy en la fase de escritura. Ya tengo todo preparado, los personajes listos y estoy escribiendo el primer borrador.


El segundo ya estoy con la escaleta y la estructura, documentándome un poco y

preparando los personajes.


Mientras que con el tercero (que aquí voy a mezclar romántica con un poquito de

magia), estoy solo organizando un poco las ideas y algunas escenas que tengo claras.


¿Te resultó difícil publicar tu obra? 


¡Sí! Es una de las razones por las que me he estado formando (no solo para escribir

mejor, sino también en marketing), para tener mejor técnica y herramientas que me ayuden a publicar con algo menos de dificultad.


Publicar en una editorial es algo muy complicado, y más cuando estás empezando en este mundo. Es una cosa que he conseguido con mi cuarta novela, pero no ha sido sencillo. Porque no es solo mandarles un manuscrito que les guste o que encaje en su línea editorial, sino también tienes que convencerles de que esa historia va a vender.


Autopublicar, por otro lado, es mucho más fácil, pero es cierto que la competencia

también es mucho mayor. Requiere mucho trabajo de darte a conocer y de sacar un poco “la cabeza” entre el resto de escritores. Por eso, para intentar destacar, contrato a una buena correctora que corrija mis despistes o cuento con un portadista profesional.


Mokona

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page