top of page
  • Foto del escritorIgnacio Builes

Receta: El Conde de Montecristo

De la página al plato: recetas inspiradas en obras literarias


Cordero al ajo: el plato que conquistó al conde de Montecristo


¿Te gustan las novelas de aventuras y los platos intensos? Entonces te encantará conocer la receta del cordero al ajo, un plato típico de la cocina mediterránea que aparece en la obra de Alejandro Dumas, "El conde de Montecristo".


En esta novela, el protagonista, Edmundo Dantés, se transforma en el misterioso y vengativo conde de Montecristo, después de escapar de una injusta prisión.


Entre sus peripecias, viaja por diferentes países y degusta sus especialidades gastronómicas.




Una de ellas es el cordero al ajo, que le sirven en la isla de Montecristo, donde tiene su tesoro y su refugio. Lo prepara Jacopo, uno de sus fieles marineros, y lo comparte con el conde y con Haydée, su protegida.



¿Qué necesitas para preparar el cordero al ajo?


Los ingredientes para preparar el cordero al ajo son muy sencillos y fáciles de encontrar. Para dos personas, necesitarás:


• 500 g de carne de cordero, preferiblemente de pierna o paletilla, troceada

• 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

• Sal y pimienta negra molida al gusto

• 1 cabeza de ajos, pelados y laminados

• 1 ramita de romero fresco

• 1 ramita de tomillo fresco

• 125 ml de vino blanco seco


¿Cómo se hace el cordero al ajo?


El modo de preparación del cordero al ajo es muy fácil y rápido. Solo tienes que seguir estos pasos:


• Salpimenta la carne de cordero y dórala en una cazuela con aceite de oliva a fuego medio-alto, hasta que esté sellada por todos los lados. Retírala de la cazuela y resérvala en un plato.


• En la misma cazuela, a fuego suave, sofríe los ajos laminados, removiendo constantemente para que no se quemen. Cuando estén tiernos y dorados, añade el romero y el tomillo, y mezcla bien.


• Sube el fuego y vierte el vino blanco, dejando que hierva y reduzca un poco, mientras raspas el fondo de la cazuela con una cuchara de madera para desglasar los jugos de la carne.


• Vuelve a poner la carne de cordero en la cazuela, junto con el jugo que haya soltado en el plato. Baja el fuego y tapa la cazuela, dejando que se cocine a fuego lento durante unos 40 minutos, o hasta que la carne esté tierna y la salsa espesa.


• Prueba y ajusta el punto de sal y pimienta si es necesario, y sirve el cordero al ajo con el acompañamiento que prefieras, como patatas fritas, asadas o al horno, o una ensalada verde.


¿Qué curiosidades hay sobre el cordero al ajo, la novela y el autor?


El cordero al ajo es un plato con mucha historia y muchas curiosidades. Aquí te contamos algunas de ellas:


• El cordero es una carne muy apreciada en la gastronomía mediterránea, especialmente en España, Francia, Italia y Grecia. Se suele consumir en ocasiones especiales, como la Semana Santa, la Navidad o las fiestas patronales. Tiene un sabor intenso y una textura suave, y se puede preparar de muchas formas: asado, guisado, a la plancha, al horno, etc.


• El ajo es un ingrediente muy utilizado en la cocina mediterránea, por su aroma, su sabor y sus propiedades beneficiosas para la salud. Se dice que el ajo es un antibiótico natural, que ayuda a prevenir y combatir las infecciones, a mejorar la circulación, a regular el colesterol y a fortalecer el sistema inmunológico. También se le atribuyen propiedades afrodisíacas y mágicas, como la de ahuyentar a los vampiros y a las brujas.


• La novela "El conde de Montecristo" fue publicada por entregas entre 1844 y 1846, y fue un éxito inmediato. Se trata de una de las obras más famosas y leídas de Alejandro Dumas, y de la literatura universal. Combina elementos de la novela histórica, la novela de aventuras, la novela de capa y espada y la novela de venganza. Ha sido adaptada al cine, al teatro, a la televisión y a los cómics, entre otros medios.


• La novela se inspira en un hecho real, el caso de Pierre Picaud, un zapatero francés que fue encarcelado injustamente por la denuncia de tres amigos celosos, que querían quedarse con su prometida y su fortuna. Tras escapar de la cárcel, Picaud se hizo pasar por un rico comerciante y se vengó de sus enemigos, provocando la muerte de dos de ellos y la ruina del tercero. Dumas se basó en este relato, que leyó en un libro de crímenes célebres, para crear el personaje de Edmundo Dantés.


Alejandro Dumas fue un escritor prolífico y exitoso, que escribió más de 200 obras, entre novelas, cuentos, obras de teatro, ensayos y libros de viajes. Fue el fundador y el líder del movimiento romántico francés, que se caracterizó por el uso de la imaginación, la emoción, el individualismo y la libertad creativa. Sus obras se han traducido a más de 100 idiomas y se han vendido más de 200 millones de ejemplares en todo el mundo.


Alejandro Dumas también fue un gran viajero y un gran gastrónomo, que recorrió Europa, Oriente Medio y África, y que plasmó sus experiencias y sus impresiones en sus libros. También escribió un monumental diccionario de cocina, que recoge más de 3000 recetas de la gastronomía francesa y de otros países. Además, fue un gran amante de las mujeres, y tuvo numerosas amantes y varios hijos ilegítimos, entre ellos, el también escritor Alejandro Dumas hijo.


Algunos de los platos o comidas que se mencionan en la obra:


El chocolate: es una bebida que se toma en varias ocasiones, como cuando el abate Faria le ofrece a Edmundo Dantés en la prisión, o cuando el conde de Montecristo desayuna con el barón Danglars en su casa.


El macarroni: es un plato de pasta que se prepara con queso y mantequilla, y que se sirve en el banquete que ofrece el conde de Montecristo en su mansión de Auteuil, donde invita a sus enemigos y les revela sus secretos.


El vino de Chambertin: es un vino tinto de Borgoña, que se considera uno de los mejores del mundo. El conde de Montecristo lo bebe en varias ocasiones, como cuando visita al abate Busoni, uno de sus disfraces, o cuando cena con el vizconde de Morcerf, el hijo de su antiguo amigo y rival, Fernand Mondego.


El café: es una bebida que se toma en varios momentos, como cuando el conde de Montecristo se reúne con el señor de Villefort, el fiscal que lo condenó, o cuando conversa con el señor de Boville, el director de la prisión de París.


El helado: es un postre que se sirve en el banquete que ofrece el conde de Montecristo en su mansión de Auteuil, donde invita a sus enemigos y les revela sus secretos. Se dice que el helado es de vainilla, fresa y pistacho, y que se sirve en copas de cristal.


El pan: es un alimento básico que se come en varias ocasiones, como cuando el conde de Montecristo le da un pedazo a Caderousse, uno de sus antiguos compañeros que lo traicionó, o cuando lo comparte con el joven Maximiliano Morrel, el hijo de su antiguo patrón y amigo.


El queso: es un producto lácteo que se consume en varias ocasiones, como cuando el conde de Montecristo desayuna con el barón Danglars en su casa, o cuando cena con el vizconde de Morcerf, el hijo de su antiguo amigo y rival, Fernand Mondego.


El pescado: es un alimento que se come en varios lugares, como cuando el conde de Montecristo visita la isla de Elba, donde conoce al gran mariscal Bertrand, uno de los fieles de Napoleón, o cuando cena con el señor de Villefort, el fiscal que lo condenó.


La fruta: es un alimento que se consume en varias ocasiones, como cuando el conde de Montecristo le ofrece una naranja a la señora de Villefort, la esposa del fiscal que lo condenó, o cuando le regala una granada a Haydée, su protegida.


Ignacio Builes

63 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Guest
May 05
Rated 5 out of 5 stars.

Buen trabajo, excelente receta

Like
bottom of page